Monday, December 03, 2007

Reflexión: Tanto cambian las personas?
Que les pasa a los argentinos. Estamos Locos. Totalmente locos. Tenemos a un montón de desocupados bailando, cantando, y patinandose en por el suelo, digo patinando por un sueño. Y, resulta que, Gladis Florimonti compite con Jessica Cirio en el patinando y le gana con los votos del público. Que significa, que Florimonti está más buena que la Cirio, entones que, Nuestad va a ser más lindo que Andino.
Bue, eso pasa con Guillermo. Resulta que, este producto de la televisión japonesa, al que nadie daba un centavo, de punchi y porrazo ahora no es más Guillermo, sino, el Dr. Contador Público Nacional Guillermo Roda, que sería el mismo boludo de siempre pero más con un nombre más largo. Y cayó en la casilla que decía suerte, levantó la tarjeta y que salió?: $ 2000 premio ganadero por sus estudios. Y él que hizo, se la patino en un sueño, no, se la patino en una compu. Ahora resulta que es un Señor informatizadamente importante, que aparece en una y en otra y en otra y en otra, en fin en todas las páginas esas de Internet, donde uno pone la foto de la cara y siempre hay un gordo que te escarcha del otro lado por tu cara de salame, cuando la cara de él es peor que el trasero de Ana María Giunta. Entonces ahora lo conocemos todos, por la calle, por la compu, y no es más aquella alimaña rastrera; No ahora todos lo quieren para que juegue de enganche en su equipo de bochas. Y ahora las chicas lo quieren. O será que él ahora quiere a las chicas? Y tiene para elegir. Está bien, no será un Brad Pit, un Leonardo Di Caprio, pero bien podría ser un Benedeto o un Titi Fernández.
Bien, y me despido con una frase de Victoria Adams que dice “yo le froto la pelada a Beckam por que me trae suerte”, bueno, entonces, si tienen la suerte de tener a Beckam cerca, frótenle la pelada, o sino froten la pelada más cercana que tengan.

2 comments:

Anonymous said...

Bien por el regreso. Un interrogante: ¿Cómo sabés que la tersitud del trasero de Ana María Giunta no es apetecible? ¿Acaso recorrió tus partes pudendas con su lengua y vos dirigías su itinerario al grito de 'Giunta, Giunta, Giunta, huevo, huevo, huevo'? Me temo que eso no sucedió, entonces deberías probarlo. Las apariencias engañan, y las putas lindas también.

Guille said...

jaja, si la verdad. Pobre Ana María Giunta la ligó de rebote.